neregauzak

8/06/2005

Atlas (jornada previa)

Bien, bien, bien... finalmente, después de tanto tiempo, heme aquí escribiendo un post sobre mis andanzas en el Atlas (bueno, y en Marrakesh)... se ve que soy de ritmo lento, ya que volví a Donosti el 20 de julio, hace algo más de dos semanas. Pero menos da una piedra! Además, así mantengo un poco el suspense, je, je... ;oP

Me imagino que antes de empezar, sería conveniente hacer una pequeña introducción para aquellos que me conoceis sólo por el blog. Bueno, creo que está claro que me gusta el monte. El año pasado estuve con el niño chino, el niño matemático y señora en Picos de Europa dando un paseíto, luego dimos un paseíto para embarazadas por el Midí, en Pirineos... y en estas que se me cruzó el cable, y en plan cachondeo le comenté al niño chino la idea de subir el verano siguiente (este de 2005) nuestro primer 4000, en 2006 nuestro primer 5000 y en 2007 nuestro primer 6000. Lo dicho, en plan coña. Y no va el tío y me dice que sí!!! :oS

Así que lo he tenido todo el curso preparando el viajecito al Atlas, que tiene unos cuantos cuatromiles. Y allí nos fuimos el día 8 de julio del presente.

Como salíamos a Marrakesh desde Madrid, el niño chino se fue un par de días antes para la capi, a visitar a unos amigos, hablar con los de la agencia, etc. Yo me había comprometido a ir el día 7 al segundo Coctail Cadius que se iba a celebrar en Donosti, pero, cómo no, me líe haciendo la mochila y tal, así que al final no fui. Y el viernes día 8 cogí el bus para Madrid a las 9 de la mañana.

En el camino vi bosques que no eran bosques, choperas perfectamente alineadas con árboles de la misma altura y envergadura. Lo dicho, que no eran bosques... y estos no bosques me parecen muy tristes, la verdad :oS. Paramos a hacer un descansito en Lerma, donde me comí un sandwich rico-rico que me había preparado en casa (ñam!). Por lo demás, un viaje tan aburrido como cualquier viaje en autobús, salvo que esta vez conseguí dormir algo, a diferencia de en otras ocasiones :o).

Llegué a Madrid a eso de las 3 de la tarde. Para aquellos que no la conozcais, simplemente indicar que la entrada a la estación de autobuses es bastante claustrofóbica... menos mal que me gusta la espeleología ;o). El niño chino ya me estaba esperando, qué majo él. Dejamos las cosas en la consigna y nos fuimos a dar una vuelta por la capital del reino. Me enseñó muchos cines que echan las pelis en versión original, la FNAC, algún que otro parquecillo... Luego nos juntamos con Santiago y familia y nos tomamos algo en el mirador de Vallecas.

Y a eso de las 8:30 nos fuimos al intercambiador, cogimos las mochilas, y a Barajas!

En Barajas todo bien (bueno, salvo el detalle de que el niño chino, tan viajado él, llevaba una preciosa navaja multiusos de cachas nacaradas en la mochila de mano, por lo que un atento funcionario de la benemérita de conminó a que la dejará allí mismo, cosa que hizo). El avioncito de la RAM muy majo él, con un par de reactores que pa' qué queríamos más. Echar una cabezadita en el vión y, cuando llegábamos a Marrakesh, las azafatas nos dieron unas fichitas para que pusieramos todos nuestros datos (qué pesaos!). El aeropuerto de Marrakesh es parecido al de Fuenterrabía, bastante pequeñito. Los señores funcionarios marroquíes tardaron lo suyo en dejarnos pasar, pero bueno... y no porque incumpliéramos ninguna norma... simplemente se tomaban su trabajo con calma ;oP. Total, que teníamos que coger una furgoneta para ir al hotel, junto con un grupo de navarros a los que les perdieron un petate, por lo que llegamos con más de una hora de retraso sobre el horario previsto :oS. Del señor botones mejor no hablar (qué jeta el tío, la madre que lo truñó). Y eso, de ahí directitos a la cama!

Y esto es lo que dió de sí el primer día, más bien sosito ;oP. Otro día, otro post ;o)