neregauzak

11/29/2004

Releo, después de 15 años

La semana pasada empecé a leer, después de 15 años, El perfume, de Süskind... y el comienzo no tiene desperdicio, todo sea dicho:

En la época que nos ocupa reinaba en las ciudades un hedor apenas concebible para el hombre moderno. Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos de las escaleras apestaban a madera podrida y excrementos de rata, las cocinas, a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación apestaban a polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, a edredones húmedos y al penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas apestaban a azufre, las curtidurías, a lejías caústicas, los mataderos, a sangre coagulada. Hombres y mujeres apestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agría y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las iglesias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios. El campesino apestaba como el clérigo, el oficial de artesano, como la esposa del maestro; apestaba la nobleza entera y, sí, incluso el rey apestaba como un animal carnicero y la reina como una cabra vieja, tanto en verano como en invierno, porque en el siglo XVIII aún no se había atajado la actividad corrosiva de las bacterias y por consiguiente no había ninguna acción humana, ni creadora ni destructora, ninguna manifestación de vida incipiente o en decadencia que no fuera acompañada de algún hedor.

Patrick Süskind, El perfume

2 Comments:

At 11:41 a. m., Anonymous Anónimo said...

Con razón me acababa a mí oliendo mal este libro al final. Si es que empieza fuerte...     (m)

 
At 6:37 a. m., Anonymous Anónimo said...

Yo releer libros enteros rara vez lo hago. Lo suelo hacer a cachos, algo así como Best Moments of. De éste me pirra el fragmento de Balduini y después en Grasse. Toda esa alquimia con las flores y mezcla que va y viene. Por eso mismo también me gustan las pelis de comer (¿habéis visto Chocolat?); toy pendiente de ver Un toque de Canela, ya os contaré.

 

Publicar un comentario

<< Home