neregauzak

9/23/2004

No me siento aludido porque una vez me enrosqué una txapela del 60

Thomas asintió con un grave movimiento de su gran cabeza, la misma que diera tanto trabajo a su madre primeriza y al obstetra naturista que se la fisuró con un forceps de madera usado a la manera de un cascanueces en el día en que naciera

Dainel Alcoba, La cara hembra de Dios, Minotauro, 2004